Caracas

Fotografía: ODOARDO RODRÍGUEZ

sábado, 27 de septiembre de 2008

El Parque del Este

Mis primeros recuerdos del Parque del Este –como los de muchos caraqueños– se remontan a mi infancia. Para cualquier niño es una fiesta el sólo hecho de oír la palabra “parque”. Magia. Llave que abre un mundo de posibilidades que empiezan y terminan en diversión. Pero en el Parque del Este la cantidad de opciones era aún mayor. Un lago enorme salpicado de lanchitas nos llenaba el estómago de mariposas que revoloteaban sin cesar por la emoción de navegarlo y el miedo a caernos; helados y refrescos calmaban la sed después de cada carrera; un emocionante recorrido nos enseñó a descubrir la diferencia entre tigres y leopardos. Le debemos la risa que nos provocaban los monos y una que otra lágrima, cuando el globo que amorosamente nos compraron iba a parar a la copa de alguno de sus hermosos árboles. Claro, ninguna visita estaba completa si no abordábamos el trencito con un algodón de azúcar y la suave brisa se encargaba de mezclar azúcar, sudor y las lágrimas.
Con la llegada de la adolescencia mi vida se alejó de sus límites. Y las diversiones migraron a salas de cine en centros comerciales. Por fortuna, más tarde otro gran parque me esperaba. Ese que gracias al genio de Carlos Raúl Villanueva entra por cada bloque calado en la Ciudad Universitaria. Entonces supe que aquel parque de mis sueños de niña era obra de un insigne paisajista brasileño que nos dejó en custodia su más cara joya de mil tonos verdes. Pero la vida es una rueda y en uno de sus giros regresé a vivirlo a través de los ojos de mi hija. Presencié con nostalgia que los felinos languidecían en sus jaulas; que la tierra seca ganaba terrenos inmensos donde antes relucía la grama y que el trencito ya no pasaba por la sinuosa caminería que Roberto Burle Marx dibujara a finales de los años ´50. Pero la noble naturaleza, enorme, silente tiene sus mañas. Los árboles se hacen más grandes, más fuertes y el lago esplende en toda su hermosura y vence la desidia. Además, el tiempo y la agitada vida de nuestra ciudad le han regalado miles de nuevos visitantes.
Ahora a un gobierno sordo y ciego –con el perdón de quienes sí padecen estas minusvalías– se le ha ocurrido “honrar” la memoria del precursor de nuestros próceres independentistas construyendo dentro del majestuoso lago 9 del Parque del Este un monumento que es a la vez, réplica de la nao en que llegó Miranda a suelo falconiano, museo, y quién sabe cuántas cosas más.
¿Qué afán de invadir espacios tienen estos “ideólogos”? ¿Por qué mancillar con semejante intervención una obra maestra del paisajismo universal que clama por ser conservada y mantenida en su justa dimensión? ¿Por qué erigir –o debería decir hundir– un monumento a Miranda bajo las aguas del lago 9?
Francisco de Miranda es el nombre de una de las avenidas más hermosas de Caracas. Amplia y larga acompaña en su sinuoso recorrido a Chacaíto, Chacao, La Castellana, Altamira, Los Palos Grandes, La Carlota, los Ruices, Boleíta, El Marqués y termina con un giro en la redoma de Petare. El mejor homenaje al héroe de marras se lo está haciendo la Alcaldía del Municipio Chacao a través del arquitecto Carlos Agel quien ha rescatado su condición de boulevard, ampliando e iluminando sus aceras y dotándolas de mobiliario urbano. Un proyecto sencillo, lleno de detalles generosos para los verdaderos protagonistas: los peatones. Nada de velas de 35m. que ancladas en el parque no llevan a puerto seguro.

Miranda no necesita otra Carraca. Sólo la maestría de Arturo Michelena pudo recrear los últimos días en esa prisión de Cádiz “del más ilustre de los colombianos” –como le llamó alguna vez Bolívar–. Por fortuna, aquí en Caracas una legión de defensores, amantes del Parque del Este, de su naturaleza y de su irrefutable valor patrimonial se han lanzado a impedirlo. Y confiamos en que así será.
Fotografía del lago con palmeras: www.caracas24.net/images/parque-del-este.jpg
Fotografías en el texto: Grupo USUARIOS DEL PARQUE DEL ESTE en Facebook.

Fotografía de las flores de loto: http://www.flickr.com/photos/zaade/page3/
Fotografía de la Av. Miranda Pág. web de la Alcaldía de Chacao.

Fotografía del tobogán: Fernando Castellano

sábado, 20 de septiembre de 2008

Las Mercedes



Una iniciativa del Colegio de Arquitectos de Venezuela me movió a recorrer Las Mercedes y a compartir con los lectores de esa pág. web tan visitada, un posible recorrido entre galerías de arte, sitios donde comer, beber y compartir. Haz click aquí y empieza a caminar por esa zona que es Arte y Parte de nuestra ciudad. Luego coméntanos qué tal te fue.

martes, 16 de septiembre de 2008

¡10.000 VISITAS!

El domingo fue un día especial para este blog. Sin llegar a cumplir un año en el espacio cibernético el contador de visitas saltó a una cifra con 4 ceros a la derecha. Aun asumiendo que entre las visitas registradas se encuentran varios desprevenidos internautas -que por los azares propios de la Red caen aquí sin proponérselo -espero llegar a los que nos visitan con la intención de re-visitar Caracas. Me alegra difundir que aquí si hay espacios para disfrutar y algunos a muy bajo costo, pero sin dejar de lado sus debilidades, que también son muchas. Sin embargo el objetivo de hoy es agradecer especialmente a todos los visitantes que nos hayan dejado sus comentarios y a los que en breve perderán el miedo escénico ¿existe el miedo escénico en Internet?... y escribirán.

Gracias también al egipcio que confundió su arenoso calor con el nuestro; seguramente, porque durante las últimas semanas el dios sol no nos ha abandonado ni un instante. Y si no me creen, pregúntenle al pajarito urbano que buscó refugio bajo la sombra de una antena de TV (fotografía de Alejandra Blanco Vidal mi fiel co-piloto) .

Gracias a los venezolanos que desde otras fronteras, especialmente España y USA, digitan esta dirección para saber de qué se están perdiendo y a los que viviendo entre El Ávila y el Guaire se siguen preguntando cómo vivir en Caracas sin quejarse tanto de ella.

Gracias a Francisco Pereira, Fernando Castellanos, Odoardo Rodríguez, Carlos Zerpa Abzueta y Miriam Leal, reporteros gráficos de lujo y ad honorem. A Jesús Yépez y a Cristina Silva-Arenas por invitarme a sus programas de radio web para hablar de esta ventana dedicada a Caracas y sus contradicciones.

Gracias a la periodista Mirelis Morales Tovar por incluirnos en su reportaje “Defensores Urbanos”.

Gracias a las largas horas de tráfico porque es allí, entre semáforos y cornetas donde he escrito crónicas y reseñas antes de teclearlas en mi lap top.

Gracias a El Ávila, mudo testigo verde y apacible de mi amor por esta ciudad de nadie.

sábado, 6 de septiembre de 2008

IMÁGENES URBANAS

Haciéndome eco del socorrido clise "una imagen dice más que mil palabras" con pocas palabras y algunas imágenes así veo a Caracas y sus contrastes ...

... Donde los árboles son casi tan altos como los edificios...
.... La basura casi nos inunda. Pero nuestras autoridades no han entendido que el problema no es sólo "recogerla" sino "clasificarla". Mientras sigamos botando en la misma bolsa: periódicos, botellas de vidrio, conchas de tomates, pañales desechables, pilas, latas y botellas plásticas no hay camión de recolección que valga. Clasificar y reciclar debe ser la premisa.
¿Por qué somos tan transgresores?

...Ya estaban casi listos pero el promotor no pudo resistir la tentación de elevar 3 pisos sobre la obra en construcción. ¿Y las ordenanzas de zonificación?
Si improvisamos pisos también podemos apurar un avisito...

...Y algunas rejas...
Cualquier sitio es bueno para protestar. "NO mas FARC" dice una calcomanía sobre el dispensador de papel del baño de un restaurante caraqueño de comida iraní.
...Y cualquier lugar es bueno para descansar. Especialmente cuando el tráfico es denso y el calor agobia.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...