Caracas

Fotografía: PROVEA Vía Twitter

jueves, 30 de septiembre de 2010

PUERTO DE LA MAR

El próximo jueves el arquitecto Folco Riccio estará conversando acerca de su proyecto Puerto de la Mar. Una ocasión ideal para conocer de viva voz de su autor las aventuras y desventuras de esta gran proyecto que -como él mismo dice- "por ahora" no es lo que pudo haber sido.

Lugar: Sede del Colegio de Arquitectos de Venezuela. C.C. Casa Mall, Nivel S2. Los Naranjos de El Cafetal
Hora. 6:00 p.m.

sábado, 25 de septiembre de 2010

VIGAS, A CIELO ABIERTO

Por segundo año consecutivo la Alcaldía de Baruta hace posible que el Arte llegue a las calles de Caracas. En esta ocasión, el artista invitado es Oswaldo Vigas y sus obras pueden verse desplegadas en los alrededores de la Plaza Alfredo Sadel, Las Mercedes. Una iniciativa que permite a los que circulan por este sitio disfrutar de la obra de un artista venezolano reconocido internacionalmente. Sin embargo, es tal la contaminación visual de nuestra ciudad, que a ratos la obra se pierde, como podemos ver claramente en la foto de la cabecera.

jueves, 9 de septiembre de 2010

Abismo

La veo casi a diario y me pregunto qué será peor. ¿Su volumen amenazando venirse abajo en la próxima lluvia?; ¿la cascada de plástico cubriendo el terreno devastado e "impidiendo" el deslave? ¿Acaso la abusadora valla de madera invadiendo la mezquina acera? ¿las tuberías desnudas o la fachada estúpidamente agujereada?Sin embargo, de todas estas preguntas la que más me atormenta es ¿tiene este bodrio permiso de seguir agrediendo la avenida principal de CerroVerde? ¿Y la alcaldía de Baruta?

lunes, 6 de septiembre de 2010

ROGELIO SALMONA EN CARACAS

En la sala TAC del Centro Cultural Trasnocho se encuentra una exposición que recomiendo ampliamente no sólo a los arquitectos sino a todos los amantes de la vida urbana y el espacio público. Una muestra cuidada, plena de buenos ejemplos de edificios generosos con la ciudad y los ciudadanos diseñados por el más conocido de los arquitectos colombianos, Rogelio Salmona.

Muy divertida la experiencia de entrar en los cilindros suspendidos en la sala para imbuirse por completo en los espacios y formar parte de ellos. Hay que sentarse frente al monitor y oir sin prisa todo lo que nos dice sobre cultura, ciudad y arquitectura este maestro que rescató las formas más autóctonas de la construcción con arcilla y la llevó a cotas siderales. El agua, también forma parte de su propuesta lúdica.

domingo, 5 de septiembre de 2010

TRAS LA HUELLA DE GUZMÁN BLANCO

En la Plaza Bolívar su voz compite con el toque de diana en un kiosco rojo. Más allá, alguien pone música a todo volumen. La estridencia no opaca el verbo sencillo y cálido de Derbys López Suárez que discurre acompañado por el sonido del agua de una de las cuatro fuentes de la plaza. Derbys es un excursionista empeñado en dar a conocer la historia de Vargas y de Caracas a través de anécdotas, de esa historia que por pequeña, es menos conocida pero no menos interesante. Una cruzada contra el olvido. Una apuesta sincera a la memoria. Otra forma de aumentar nuestra autoestima urbana.

Comenzamos allí, de cara a la estatua ecuestre de Bolívar fundida por el escultor Adán Todalini, y que, según nos cuenta Derbys, se hundió en el mar profundo cuando venía de Europa a engalanar la primera de las plazas que dispuso el “Ilustre americano” para honrar al tan honrado Padre de la Patria. Héroe de bronce que no descansa en paz.

Seguimos.

Caminamos por lo que fuera una alameda construida en la primera de las tres presidencias de Antonio Guzmán Blanco para acceder al Panteón Nacional, erigido sobre las ruinas de la antigua Iglesia de La Santísima Trinidad en 1875. Cada vez que voy lamento la poca animación de este recorrido peatonal tantas veces rehabilitado. Añoro cafés, librerías, cyber cafés, galerías, todos esos espacios que hacen de un bulevar un espacio rico para caminar. También me apena el profundo corte en la visual del Panteón que produjo el viaducto y las fuentes –eternamente secas– que diseñara Tomás Sanabria en su proyecto de remodelación del entorno.

Al llegar, Derbys le encarga a José González, un heladero convertido en cronista del Panteón Nacional, que nos cuente sus historias. Con él entramos y nos sorprende el cambio de guardia de los cadetes que custodian los restos de El Libertador. Junto a la bandera de nuestro país encontramos una bandera cubana, hecha con flores frescas…Una ofrenda reciente del país caribeño…

Afuera los dos pebeteros que deberían estar siempre encendidos siguen apagados.

Antes nos detuvimos en dos plazas que no registraba en mi memoria. La Plaza Juan Crisóstomo Falcón y la Plaza Agustín Aveledo. Muy destacable la estatua erigida para recordar a éste último, fundador del Colegio de Ingenieros, por su excelente factura de fundición italiana llena de cuidados detalles y bajo relieves alegóricos a las actividades de este pionero de la ingeniería en Venezuela. Otro pequeño espacio público que espera mejores momentos y más seguridad para ser disfrutado por los caraqueños.

A un lado del Panteón está un museo digno de ser visitado. La rigurosidad de la museografía y lo valioso de su muestra lo merecen. El museo de la Fundación John Boulton tiene una importante colección de objetos pertenecientes a Bolívar. Sus guías son atentas y comparten con alegría sus conocimientos sobre el tema. Pueden comprarse allí, marca libros y postales a precios solidarios con nuestros bolsillos devaluados. La razón por la cual Derbys lo incluyó en la ruta Tras la huella de Guzmán es porque allí se encuentran la mano de la que fuera una estatua denominada popularmente El Manganzón y que coronó lo más alto de El Calvario. A la caída del Ilustre Americano esta estatua fue derribada por el pueblo y más tarde sustituida por una de El Libertador.

Una ligera llovizna nos acompañó al sitio que despertó desde el inicio la curiosidad de todos los asistentes a este recorrido caraqueño guiado por Derbys, el Templo Masónico.

Inaugurado en 1876 y diseñado por el arquitecto guzmancista Juan Hurtado Manrique esta edificación desconcierta no sólo por el misterio que rodea a sus ocupantes y las reuniones que allí se realizan sino porque su fachada de columnas torneadas y pintadas de dorado está llena de ornamentos cargados de una simbología incomprensible para los desconocedores de esta práctica. Águila bicéfala, alfiles con iniciales, cornisas, arcos y una herrería rica en detalles contrasta con un interior austero de patio y columnatas en azul cielo decembrino.

La logia principal está rodeada de vitrales con retratos de personajes célebres que practicaron la masonería en nuestro país. Todo el procerato militar y alguno que otro civil destacado, presididos por Francisco de Miranda, pionero de la masonería en Venezuela. Una visita interesante que generó más preguntas que respuestas, guiada por el ecónomo del templo que aunque insistió en la participación femenina, durante nuestra estancia allí sólo vimos hombres de estricto traje oscuro. En resumen, mucho de los que practicaban la masonería en el siglo XIX, nada del siglo XX. Ni del XXI.

Emprendimos el regreso con el compromiso de que Derbys nos lleve tras la huella de Guzmán al sur de la plaza Bolívar. El Teatro Municipal y las iglesias Santa Ana y Santa Teresa. ¿Qué anécdotas nos esperan?

Tras la huella de Guzmán es un recorrido creado y dirigido por FUNDHEA. Una fundación sin fines de lucro que ofrece otros recorridos: El Calvario, El casco histórico de La Guaira, la ruta de los españoles por El Ávila. Derbys López
Las fotografías son de FUNDHEA y de Valery Ragonne.

sábado, 4 de septiembre de 2010

MISIÓN BROCHA GORDA

Mariam Krasner, comunicadora, la llama "Misión brocha gorda". Consiste en repartir potes de pintura y brochas. Cero instrucciones para su uso, mucho menos un supervisor de obras. Mejor si el objeto a "pintar" está roto, deteriorado, es de concreto obra limpia o le faltan piezas...Ya habíamos hablado aquí de esta manía uniformadora de las defensas de la autopista. Ahora, el objetivo son los ranchos. Aún partiendo de la idea que toda iniciativa para mejorar el aspecto de nuestra ciudad es plausible, en estos casos el resultado es francamente negativo. La brocha amarilla ha "uniformado" defensas, brocales, aceras y en un tono menos intenso una cantidad de edificios de la avenida Lecuna desconociendo las más elementales normas de respeto por la cromática original, tipología y data de cada una de las edificaciones. (Ver más info aquí).En el caso de las estructuras viales el daño es peor ya que la Misión brocha gorda ha impuesto sobre el concreto en obra limpia su "estética" estridente y variopinta que nada tiene que ver con las caraterísticas de este material noble en su monocromía. El concreto en obra limpia sólo requiere de un tratamiento especial de limpieza para recuperar el discreto tono neutro que le es característico. Mucho tiempo y dinero costará volver a su estado original esas columnas y vigas que exhiben la plasticidad del concreto en nuestros distribuidores viales.En cuanto a las viviendas informales que crecen a una velocidad vertiginosa (como crecen la pobreza y el déficit habitacional en Venezuela) esta imposición cromática sólo acentúa la total carencia de servicios básicos que padecen estas comunidades. Ciertamente, el uso correcto del color puede ser un elemento motivante de otros cambios positivos cuando es aplicado por los mismos habitantes de la comunidad guiados por profesionales conocedores del tema.

En el blog del profesor Víctor Sánchez Taffur hay dos excelentes ejemplos de cómo con un programa dirigido y bien orientado por profesionales y técnicos se logran soluciones acertadas a uno de los múltiples problemas de los conglomerados informales. Haz click aquí para verlos.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...