Caracas

Fotografía: ODOARDO RODRÍGUEZ

jueves, 28 de junio de 2012

Súper intensivo en la UCV

Tres cuerpos se suspendían ligeros en sendas telas de colores. Otras telas pintaban la grama de otros colores y sobre ellas, estudiantes, profesores e invitados internacionales disfrutaban de la música. Como techo, solo el limpio cielo caraqueño.

Esta escena tuvo lugar el lunes 25 de junio en los espacios abiertos de la Facultad de Arquitectura y Urbanismo de la UCV. La razón: celebrar. Celebrar el conocimiento, celebrar la pluralidad de visiones, celebrar la fuerza y el entusiasmo que hicieron posible el Super intensivo; como hemos llamado a la Escuela de verano de la FAU.

A los que vivimos aquí no hay que decirles con cuánto esfuerzo se ha hecho posible esta iniciativa del Decanato de la FAU que encontró eco en profesores y estudiantes. A los que nos leen desde otras latitudes hay que aclararles que la Universidad Central de Venezuela no escapa al clima de violencia del país y es víctima de la mayor asfixia financiera de la que tengamos conocimiento.

Pero al mal tiempo buena cara. Así que por el simple hecho de estudiar, de aprender, de beber de la fuente del saber y de la cultura, la FAU abrió sus puertas a una gran cantidad de actividades -musicales, deportivas, lúdicas- tanto como al ejercicio del diseño arquitectónico y al estudio de ciudad, arquitectura y urbanismo.

Performance de la bailarina argentina Mariana Bellotto, en el "refugio" diseñado por el arquitecto Miguel Fernández Reyna

Varios profesores venidos de España, Argentina y Colombia forman parte de esta fiesta y a ella se han sumado con el entusiasmo de sus anfitriones. Las puertas de la FAU estarán abiertas hasta el próximo viernes, 6 de julio, a todo el que quiera acercarse a ver las exposiciones que abarcan salas y jardines, también, a las interesantes conferencias que comienzan todas las tardes a las 5.

La Arquitectura es una disciplina que se nutre del arte en todas sus manifestaciones. Eso está ocurriendo aquí y ahora. Sé parte de ello.


Fotografías: Maitena de Elguezabal

domingo, 24 de junio de 2012

¡Vivan los muertos!

Panteón y mausoleo

Empiezo diciendo que esto no es una crítica arquitectónica ni urbana al mausoleo que está construyendo el gobierno detrás del Panteón Nacional. No es el tema la “integración” entre ambos edificios porque la forma en que la fachada sur del mausoleo “toca” la fachada posterior del panteón pasa de abusiva a arrasadora.

Tampoco quiero pensar qué ocurrirá cuando se desate uno de esos típicos aguaceros caraqueños y entonces, la “ola”, se convierta en un tsunami y descargue toda su furia caribeña en el interior del panteón, ya desprovisto del ábside… Mucho menos diré que el panteón se ha convertido, por obra y gracia de Farruco y los hermanos Pou, en un pasillo para entrar al mausoleo; eso ya lo dijo el arquitecto Graziano Gasparini, voz autorizada y experta.

No voy a hablar de la escala. La fotografía de la reciente invitación que hiciera el Instituto de Patrimonio Cultural a una conversación con el súperministro Farruco es mas que elocuente.

De paso cito lo que pretendía esa conversación: “Se intenta fijar posición de la oficina de planes y proyectos especiales en relación a las intervenciones arquitectónicas en zonas patrimoniales”. Tarde piaste, diría mi abuelita. ¿El IPC intenta fijar posición sobre una obra que ya está casi concluida? ¿Por qué no lo hizo antes? ¿Quién aprobó ese proyecto faraónico en nuestro modesto casco histórico?

No oso pensar que una obra de esas características debió ser objeto de un concurso a escala continental, porque no entiendo cómo un gobierno al que le encanta el protagonismo, especialmente asumir el rol de representante de Bolívar, elige una oficina local con el mayor secretismo. Claro, estamos hablando de la misma oficina que diseño el misil de la plaza El venezolano, el hospital cardiológico infantil; la villa del cine y cuyo último encargo es la flamante pista de Fórmula uno que pretenden construir en La Carlota. No hablo de convocar a través del Colegio de Arquitectos, por favor, sabemos que a este gobierno no le gustan los gremios, pero le hubiera quedado de lujo sumar a los colegas de Colombia, Ecuador, Perú y Bolivia.¿No son ellos los hermanos bolivarianos?

En fin. Lo que me tiene “indignada”, por usar un término de moda y muy elegante, es la manera en que este gobierno establece las prioridades.

No importa que en 14 años no haya construido una calle; que esté apurando viviendas -como sea y donde sea- como si hacer ciudad fuera amontonar edificios; que la inseguridad haya sido objeto de 18 planes fallidos y ahora ¡bingo! esté implementando el 19; que la mayoría de las calles, parques y plazas de Caracas estén a oscuras y sin mantenimiento. Mucho menos que, al ladito del dichoso mausoleo esté un barrio popular sumido en su miseria de falta de servicios y delincuencia.¡Ay perdón! Están pintando unas fachadas…

Nada de eso lo toman en cuenta porque para este gobierno son más importantes los héroes del siglo XIX que los ciudadanos del siglo XXI. Bronce decimonónico mata civil contemporáneo. Por eso el mausoleo. Porque hay que honrar con un gran vacío arquitectónico y una llama perenne al que cada día deshonran con ese derroche de recursos, con esa verborrea interminable. Será el fuego en lo más alto, el remate ardoroso del gran mausoleo bolivariano.

Mientras tanto, los caraqueños se apretujan cansados en los vagones del Metro y su mora de estaciones, o pierden horas de vida en carros que van a 15 Km. por hora. La basura campea y el peatón se lanza a la calle porque las aceras están repletas de ladrillos de la misión vivienda. La moto se ha convertido en transporte escolar y familiar porque en el gobierno no hay quien piense en transporte público, mucho menos en transporte alternativo. Pero...

¡Viva el mausoleo! ¡Vivan los muertos porque no votan!

domingo, 17 de junio de 2012

Falta poco para el cumpleaños de Caracas...

...Así que ve pensando qué le regalarás a nuestra querida ciudad. La alcaldía metropolitana, las alcaldías de Baruta, Chacao, Sucre y El Hatillo así como docenas de organizaciones civiles y colectivos urbanos estamos preparando una gran fiesta para celebrar -como merecemos- el cumpleaños 445 de Caracas. 

¡Aquí tienes uno de los llamados para que participes!

viernes, 15 de junio de 2012

El sol sale por Petare


Si alguien duda de la riqueza urbana y la colorida diversidad de Caracas lo que tiene que hacer es ir en Metro hasta la estación Petare, cruzar la avenida Francisco de Miranda y subir poco a poco, hasta llegar a la Plaza Sucre de esta barriada caraqueña.

La estación Petare está rodeada por un enorme e intrincado mercado de buhoneros donde te pierdes entre la mercancía y la bulla típica de estos mercados. Allí escuchas el pregón del que anuncia lo que vende mientras te dejas llevar por el olor de una empanada o la frescura de un raspadito. 

La avenida aturde con sus cornetas y peatones, pero si recorres, apenas una cuadra, podrás sentir la paz de la Iglesia del Dulce nombre de Jesús. Espléndida con su gran fachada. Por suerte, pronto será restaurada. Antonio José de Sucre, a caballo, preside la plaza central. Alrededor -y separadas por ancestrales calles de piedra- están algunas viviendas pintadas de colores vivos, la sede de la Fundación Bigott y el Concejo Municipal. Todo el conjunto recuerda la quietud de los pueblitos venezolanos, ¡pero estamos en pleno corazón de Caracas!

Esta fue la tercera cita del programa Caracas en 12 puntos que tengo el gusto de coordinar junto a Ricardo Benaím, reconocido atista plástico y promotor de estas experiencas grupales y Oscar Lucién, tan buen cineasta como relator de las vivencias de cada lugar. Más de 30 personas se juntaron para compartir la experiencia de dibujar Caracas entre acuarelas, papel y grafito. La lluvia, pertinaz compañera de los dibujantes urbanos, no apareció esta vez. ¡El sol sale por Petare!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...