domingo, 13 de enero de 2013

Verde puro



El jardín Topotepuy solo tiene un defecto, no se puede llegar en transporte público. Debes ir en carro o en taxi. La recompensa es que precisamente, esa dificultad de acceso, hace de este parque un lugar tranquilo. Un  espacio muy verde y muy quieto en una ciudad que tiene mucho de verde y poco de quietud.

Topotepuy está inmerso en el Bosque de La Virgen, El Hatillo. 

Hasta ese cerro del sureste caraqueño fueron a dar en los años '50, Billy y Kathy Phelps, junto a sus deseos de crear una reserva vegetal para soltar la colección privada de pájaros más grande de Sur América, recolectada por ellos durante más de 40 expediciones.


Sus 4 hectáreas de jardines están dedicadas a la conservación de miles de plantas diversas y coloridas flores; especialmente, bromelias y orquídeas. Te maravillará la variedad y cantidad de especies que puedes apreciar allí.

Ve con la seguridad de que nada empañará la excepcional vista de Caracas. Rueda por la suave pendiente de grama, como cuando tenías seis años y nada te preocupaba. Musita, para no espantar los colibríes que vuelan ligeros y liban de las flores salpicando el camino de colores. Moja tus pies en la laguna después de haberte descalzado. Siente en tus plantas desnudas la grama, las piedras de laja, la textura de las piedras y haz camino apenas guiado por unas barandas ligerísimas de un verde que se pierde entre tanto verde.

Nada te turbe. Ahí no hay música a todo volumen, mucho menos cornetas impacientes.  Nadie grita. Apenas los niños y sus risas se suman al  soundtrack natural de tucusitos y grillos. Vuelve recargado y agradece que este paraiso vegetal está muy cerca de tu casa, si vives en Caracas. Si no, el viajecito vale la pena.

Puedes leer aquí otros post relacionados...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...