lunes, 29 de junio de 2020

Año nuevo en Punta del Este


Recibir el año en uno de los balnearios más famosos de América del Sur tiene un precio.


Uruguay es tan caro que solo queda reducir los días y dejar de sacar cuentas para no empañar el disfrute. Especialmente cuando las monedas de Chile y Argentina van en bajada respecto al dolar.

En el borde costero, sembrado de edificios, conviven el contemporáneo cristal [inquieta el efecto interno del sol en verano] y el lujo asiático de mansiones flotando sobre dunas de grama. Por sus calles ruedan a 10 Km/hora motores diseñados para carreras en Mónaco.

Los diarios dicen que esta temporada alta es baja en asistentes, compras y diversión.Pero pasadas las doce de la última noche del año 2019 vi mares de gente copa en mano y alegría de fin de año. La euforia no empaña la amabilidad de este lado del Río de la Plata.

Recorrer la distancia entre Punta y el Balneario Buenos Aires nos tomó el doble del tiempo acostumbrado. Nos lo confirma una conductora de Uber que ha hecho este trayecto seis veces."Hay que aprovechar la temporada, en Punta del Este el año dura tres meses".

Aunque estamos en Uruguay la cadencia es Brasilera. También lo es en Santiago y Buenos Aires. Los habitantes del "gigante del sur" están sacando a pasear su alegría, descubriendo a sus vecinos. La segunda lengua ya no es el inglés, sino esa versión cadenciosa del idioma de Pessoa.



Ha llovido mucho. El cielo es una espesa capa de algodón plomo contra la que revientan 20 minutos de fuegos artificiales. Todos quedamos hechizados ante ese espectáculo fascinante que ilumina fachadas y espanta la fauna, pero es triste imaginarse a los perritos escondidos porque no tienen alas para volar como los pájaros.

Sobre el telón oscuro predomina el blanco. La influencia carioca se siente también en el [no] color predilecto para recibir el año. Las muchachas estrenan minifaldas y espaldas desnudas, a pesar de que la lluvia empujó el termómetro a temperaturas otoñales.

Hubo música, champaña, baile. La calle se llenó de gente. Ojalá el sol de oriente sureño se acuerde que es verano y lo estamos esperando con tantas ganas como al 2020.

[Publico esta crónica de año nuevo entrado el año 2020... que ya sabemos cómo va siendo].

                                 Escultura de Mario Irarrázabal en la playa de Punta del Este.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Puedes leer aquí otros post relacionados...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...