domingo, 25 de agosto de 2013

ELEVADOS: Un problema por arriba, por debajo y a los lados

Ni siquiera los afectos al gobierno dan por buena la construcción de tres nuevos elevados en Caracas. Esto nos da una pauta de cuán malos son. 

Sabido está que vivimos tiempos polarizados.

Decía que leo en un diario oficialista un artículo puro y duro sobre esa aberración urbana, ese engendro vial llamado "elevado" que en los años '70 se presentó como "una solución por arriba a un problema por debajo". Pero a pesar de sonar tan bien -slogan al fin- nos hizo mucho daño. Lo peor es que lo sigue haciendo porque casi 40 años después no solucionan nada sino empeoran todo. Y ahora el gobierno anuncia que pariremos tres. En lugar de desmontar los que existen nos harán tres más. 

A quien no le guste el caldo denle tres tazas. 

Sobran las razones para rechazarlos. Las han expuesto los vecinos de la zona; el alcalde de uno de los municipios afectados; urbanistas, arquitectos, periodistas de ciudad y activistas urbanos. A nadie escuchan.

Vamos por partes.

La primera razón es que cualquier solución en vialidad, léase Sistema circulatorio de una ciudad, debe tomarse en conjunto, o sea, en el todo. Nunca más merecida aquella máxima de que "el todo es más que la suma de las partes" pero mientras sigan pensando y actuando como si Caracas no fuera un todo -coordinado, conectado, armónico- sino la suma de 5 municipios que no se ven ni se hablan aunque se toquen por todos lados, seguiremos como vamos: de mal en peor.

La segunda es tan obvia que espanta. No hay un solo elevado en Caracas que pueda presumir de "fluido". Los carros pasan por arriba y también por debajo ignorando al peatón, al ciclista, a todo aquel que quiere moverse pues. Bajo su sombra se esconden delincuentes, se acumula la basura y no crece la hierba.

Son estructuras de herrajes grotescos y vocación provisional que nacieron mal y envejecen peor. Errores urbanos que cortan las visuales y ensucian el paisaje. Es inaudito. Mientras en otras ciudades se esmeran en generar espacios amables para el peatón aquí osan revivir estos dinosaurios ferrosos. Para más INRI los pintan de amarillo, como si el uso de este color aligerara su presencia pesada y ruinosa, la hiciera más leve, más "elevada", menos agresiva. De esta fiebre amarilla ya hablamos aquí pero no nos cansamos de denunciarla.

Y me pregunto ¿qué hemos hecho los caraqueños para merecer tanta saña.


Fotografías del reportaje de Últimas Noticias: Los elevados de Caracas parecen ranchos viales.

Puedes leer aquí otros post relacionados...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...