miércoles, 24 de julio de 2013

Adopta un libro


Recientemente tuve ocasión de viajar a España por motivos de trabajo, sin embargo, ese viaje me brindó la oportunidad de pasar un día en Madrid; una ciudad vibrante a la que le debo su crónica. 

Pensando en lo poco conocidos que son la mayoría de nuestros escritores y en lo mucho que leen los españoles, me llevé un libro obsequio de su autor, Rodrigo Blanco Calderón y después de leerlo entre aviones y autobuses lo dejé "abandonado" sobre un banco del Parque El Retiro. Escenario verde y espléndido para entregarse a los placeres de la lectura.

Así puse un granito sobre esa montaña del saber que crece cada vez que alguien lee un libro y lo obsequia. Además, esta acción de dejarle al azar quién será el próximo lector, me parece emocionante. 

Mientras me alejaba del banco de madera donde quedaron Las Rayas vi acercarse a una pareja. Quizás, lo único que ellos sepan de Caracas, es que es peligrosa, o que los caraqueños están divididos. Siendo más optimista quizás hayan oído que tenemos una montaña generosísima a donde van a parar las miradas de azules y rojos, o que el sol no nos abandona ni cuando llueve. Quizás ahora sepan un poco más de Caracas, sus personajes y un mes después hayan devuelto el libro a ese parque o otro de los tantos que circundan Madrid para que Las Rayas encuentren otros ojos y otras vidas.

Cada vez que viajes abandona los libros que te acompañaron de ida y trae otros de vuelta.

Puedes leer aquí otros post relacionados...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...