Caracas

Caracas vista desde Los Samanes.

sábado, 27 de septiembre de 2008

El Parque del Este

Mis primeros recuerdos del Parque del Este –como los de muchos caraqueños– se remontan a mi infancia. Para cualquier niño es una fiesta el sólo hecho de oír la palabra “parque”. Magia. Llave que abre un mundo de posibilidades que empiezan y terminan en diversión. Pero en el Parque del Este la cantidad de opciones era aún mayor. Un lago enorme salpicado de lanchitas nos llenaba el estómago de mariposas que revoloteaban sin cesar por la emoción de navegarlo y el miedo a caernos; helados y refrescos calmaban la sed después de cada carrera; un emocionante recorrido nos enseñó a descubrir la diferencia entre tigres y leopardos. Le debemos la risa que nos provocaban los monos y una que otra lágrima, cuando el globo que amorosamente nos compraron iba a parar a la copa de alguno de sus hermosos árboles. Claro, ninguna visita estaba completa si no abordábamos el trencito con un algodón de azúcar y la suave brisa se encargaba de mezclar azúcar, sudor y las lágrimas.
Con la llegada de la adolescencia mi vida se alejó de sus límites. Y las diversiones migraron a salas de cine en centros comerciales. Por fortuna, más tarde otro gran parque me esperaba. Ese que gracias al genio de Carlos Raúl Villanueva entra por cada bloque calado en la Ciudad Universitaria. Entonces supe que aquel parque de mis sueños de niña era obra de un insigne paisajista brasileño que nos dejó en custodia su más cara joya de mil tonos verdes. Pero la vida es una rueda y en uno de sus giros regresé a vivirlo a través de los ojos de mi hija. Presencié con nostalgia que los felinos languidecían en sus jaulas; que la tierra seca ganaba terrenos inmensos donde antes relucía la grama y que el trencito ya no pasaba por la sinuosa caminería que Roberto Burle Marx dibujara a finales de los años ´50. Pero la noble naturaleza, enorme, silente tiene sus mañas. Los árboles se hacen más grandes, más fuertes y el lago esplende en toda su hermosura y vence la desidia. Además, el tiempo y la agitada vida de nuestra ciudad le han regalado miles de nuevos visitantes.
Ahora a un gobierno sordo y ciego –con el perdón de quienes sí padecen estas minusvalías– se le ha ocurrido “honrar” la memoria del precursor de nuestros próceres independentistas construyendo dentro del majestuoso lago 9 del Parque del Este un monumento que es a la vez, réplica de la nao en que llegó Miranda a suelo falconiano, museo, y quién sabe cuántas cosas más.
¿Qué afán de invadir espacios tienen estos “ideólogos”? ¿Por qué mancillar con semejante intervención una obra maestra del paisajismo universal que clama por ser conservada y mantenida en su justa dimensión? ¿Por qué erigir –o debería decir hundir– un monumento a Miranda bajo las aguas del lago 9?
Francisco de Miranda es el nombre de una de las avenidas más hermosas de Caracas. Amplia y larga acompaña en su sinuoso recorrido a Chacaíto, Chacao, La Castellana, Altamira, Los Palos Grandes, La Carlota, los Ruices, Boleíta, El Marqués y termina con un giro en la redoma de Petare. El mejor homenaje al héroe de marras se lo está haciendo la Alcaldía del Municipio Chacao a través del arquitecto Carlos Agel quien ha rescatado su condición de boulevard, ampliando e iluminando sus aceras y dotándolas de mobiliario urbano. Un proyecto sencillo, lleno de detalles generosos para los verdaderos protagonistas: los peatones. Nada de velas de 35m. que ancladas en el parque no llevan a puerto seguro.

Miranda no necesita otra Carraca. Sólo la maestría de Arturo Michelena pudo recrear los últimos días en esa prisión de Cádiz “del más ilustre de los colombianos” –como le llamó alguna vez Bolívar–. Por fortuna, aquí en Caracas una legión de defensores, amantes del Parque del Este, de su naturaleza y de su irrefutable valor patrimonial se han lanzado a impedirlo. Y confiamos en que así será.
Fotografía del lago con palmeras: www.caracas24.net/images/parque-del-este.jpg
Fotografías en el texto: Grupo USUARIOS DEL PARQUE DEL ESTE en Facebook.

Fotografía de las flores de loto: http://www.flickr.com/photos/zaade/page3/
Fotografía de la Av. Miranda Pág. web de la Alcaldía de Chacao.

Fotografía del tobogán: Fernando Castellano

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...