Caracas

Caracas vista desde Los Samanes.

domingo, 27 de septiembre de 2009

CIELOS DIGITALES

7 p.m.
por el cruce del horizonte
con la autopista los automóviles pasan
a gran velocidad
bajo la foto
inmensa de una botella
de cerveza
fría

detrás
las ventanas iluminadas
de un edificio
por donde asoman
pequeñas cabezas
a mirar el cielo
de la ciudad.
Blanca Srepponi (Poemas visibles - Casa de la Cultura, Maracay 1988)
Siempre que puedo miro el cielo. Parece una tontería pero hay mucha gente que no lo hace. En Caracas tenemos mucho tiempo para detenernos a verlo, aunque vivimos apurados el tráfico nos brinda esa oportunidad. Cuando los carros no se mueven, ver cómo las nubes dibujan contornos, delínean formas mientras se esfuman o se hacen más corpóreas puede relajarnos, reconciliarnos con nuestra ciudad. Claro, siempre corremos el riesgo que de tan bucólica ensoñación nos despierte abruptamente una corneta o varias. Pero vale la pena intentarlo. Especialmente en estas latitudes tropicales en las que la paleta de colores del objeto de nuestra distracción suele ser tan amplia. Esta dinámica celeste inspiró a una poeta, editora y creativa mujer -que para nuestra fortuna llegó hace muchos años desde Argentina para quedarse en Venezuela-. Blanca Strepponi.Ya una vez por aquí reseñamos un regalo que nos hizo, "Caracas siempre nueva"
Ahora Blanca nos extendió una invitación a mirar al cielo con el lente de una cámara y a enviarle las imágenes desde cualquier parte del mundo para ir conformando un album que tiene el color de todos los cielos. Con estas líneas les dejo algunas pero pueden verlas todas aquí. Y enviar las suyas a cielosdigitales@gmail.comCielos tormentosos, tranquilos, apacibles, despejados, luminosos, encapotados, matutinos y atardecidos desfilarán para el delite de todos.Créditos de las imágenes publicadas aquí en orden de aparición: Belén Cruz, Mitchele Vidal, Jorge Stever, Bibi Fontana y Estela Aganchul.

sábado, 12 de septiembre de 2009

CAMINANDO POR CHACAO

Sabemos que Chacao ocupa un porcentaje muy pequeño dentro del territorio de Caracas pero aun así, son dignos de reseñar muchos de los proyectos desarrollados por la Alcaldía de ese municipio para los ciudadanos. Esta semana por distintas razones -trabajo y disfrute- pasé una buena parte de mi tiempo en ese pedazo de ciudad que nos ayuda a pensar que sí es posible rescatarla de la desidia y el abandono en que la tienen sumida muchas de sus autoridades y pobladores.
Asistí por primera vez a una cata de café promovida por Cultura Chacao. El anfitrión fue Jean Paul Coupal, de Arábica Café, un apasionado conocedor del café, ese fruto que vino para quedarse y para mejorar en olor y sabor con nuestro clima.La cata es, sin duda, una experiencia muy agradable que nos abre un mundo de conocimientos y sensaciones. En esta ocasión, probamos dos tipos de café originarios de sendas haciendas venezolanas y otro, que es el resultado de varios años de experimentación para producir una mezcla absolutamente aromática y de sabor único. Cultura Chacao organiza catas de chocolate, vino, café, oporto, ron y aceite de oliva. Para reservar hay que llamar los primeros días de cada mes a los teléfonos: 2864122 y 2864556. Otro IMPERDIBLE en Caracas.Aunque el mayor trabajo en redes peatonales es el que se hizo en la avenida Francisco de Miranda y el que se hará en el mismo casco central de Chacao, tal como lo anunció el Alcalde este jueves, la mayoría de sus calles tienen aceras decentes y libres de basura. Lo mínimo que se requiere para desplazarse por ellas. Fue caminando, precisamente, que me topé con dos de las intervenciones pictóricas que hace ERGO sobre las casetas destinadas al resguardo de las intalaciones en la zona.
Pero para cubrir mayores distancias, especialmente cuando el sol ataca sin clemencia como en estos días, se implementó un sistema de transporte colectivo denominado TRANSCHACAO con unidades limpias y en perfectas condiciones que se detienen en paradas demarcadas y bien señalizadas. Carecemos de tantas cosas, que hasta detalles que son nimios en cualquier ciudad, en la nuestra se crecen y se agradecen mucho más.

Todos somos los Amos del Valle

“Zambrano, Santana, La zurda de Arango

y esa quién será, dime a dónde va, qué es lo que quiere

esto es dando y dando

una bala pal que tiene y pal que está pelando

un abrazo pa mis panas, pal que sea, que me voy pirando

y cuidado con lo que están hablando…

Si no se han ido los bandidos, sólo cambian de apellido…”

Nacho Suárez


El nombre y la portada, aunque no supiera nada más me hubieran empujado a comprar este disco. Pero resulta que además conozco al que lleva la voz cantante, a uno de los que hizo posible este guaguancó con palmas, esta salsita con jaleo; y lo conozco de boca de mi mejor referente: mi hija. Nacho llegó a la vida de Alejandra, que es la mía, de la mano de una tía heredada en un divorcio.

Porque es justo decirlo, en los divorcios no sólo se reparten lágrimas, también afectos de esos que no creen en abogados. Pero estoy aquí para hablar del disco y no de mis amores, aunque la música tenga casi siempre demasiado que ver con la vida y sus afectos. Aquí voy.

Esta ola frenética en la que estamos desde hace 10, 14 o 23 años –ya no me acuerdo cuando fue la última vez que hubo calma– ha estado mecida por hermosos Gurrufíos ensamblados, cuartetos de postín y una cofradía de cantautores que han dado buenos frutos de música urbana. Caracas siempre ha tenido quien le cante a falta de quien la limpie y la ordene. Así que ahora, que estamos como estamos también tenemos nuevos bríos musicales, movidas acústicas y voces auténticas. En este caso, el envoltorio es un auténtico compendio de realidades muy bien entendidas en lenguaje gráfico y a todo color. Puro Ávila, semáforos de adorno y Guaire.

De todo eso va este disco. Entre paréntesis, no encontrarás aquí una crítica especializada, no tengo formación ni intención de hacerla, sólo me acerco a este tema por instinto y agradecimiento a un grupo que ha hecho del sincretismo una verdad, de nuestra ciudad una musa y de nuestros ritmos una certeza. Destaco la pureza de una voz sin Postizos, más heavy todavía: una voz sin complejos. Una musicalidad que mueve piernas mientras golpea el cajón y las congas. Las letras son tan nuestras como las palabras que viajan en el Metro; en un juego en el estadio o en una rumbita de esas donde cualquiera es percusionista de vaso y anillo. Amanecer de guitarras y palmas acopladas a las congas. Jaleos y la Mercedes universal del Tío Simón. Bossa alegría de Amazonas y Cuyagua.


Nuestra esencia es la mezcla: arepa de chorizo y maíz con aceitunas y alcaparras. Pobres de aquellos que no lo han entendido y creen que la “venezolanidad” sólo se viste de arpa, cuatro y maracas. Para los otros, para los que vivimos en esta ciudad de todos está hecha la música que disfrutan y nos regalan los Amos del Valle.

Va pues mi aplauso caraqueño a Nacho Suárez, Juan Ernesto Velásquez, Army Zerpa, La Cheewe, Emigdio Suárez y a la tía Gaby. En los coros mi Evaluna, alegría y amor de sobrina musical.

sábado, 5 de septiembre de 2009

Estadios renovados y con bríos de autonomía universitaria. UUUCV

La Rectora Cecilia García Arocha y el equipo que la acompaña en esta nueva gestión, liderado por el profesor Genaro Mosquera, están honrando la palabra empeñada durante su campaña electoral: el rescate del campus de la Ciudad Universitaria. Por supuesto, nos alegra muchísimo. Recientemente acudí a los estadios de béisbol y fútbol de nuestra máxima casa de estudios a recorrer esos espacios y a constatar el avance de los trabajos realizados y en proceso de culminación.

En el caso del Estadio Universitario –como conocemos al campo de beisbol– se realizaron profundas labores de recuperación del terreno de juego; optimización del sistema de riego; ampliación de mejoras de los dogouts; mantenimiento de sillas del área de tribuna; acondicionamiento del Club House y revisión de instalaciones eléctricas y sanitarias entre otras de igual importancia. Lo que más llamó mi atención fue la colocación de nuevas gradas laterales inmersas dentro del terreno de juego ya que esto implica un cambio significativo en términos de re-diseño del espacio. Supongo que una vez iniciada la próxima temporada de béisbol profesional estas gradas serán las más solicitadas por los fanáticos. No es para menos.

De acuerdo a las declaraciones del profesor Mosquera a los diferentes medios de comunicación, esta modificación se realiza a fin de acercar nuestro estadio –construido en la década de los años ´50– a las exigencias del momento para instalaciones deportivas de envergadura.

Con respecto al estadio olímpico, donde se desenvuelven los partidos de fútbol y las competencias de atletismo, se activó el plan de mantenimiento general y se realizó un trabajo profundo de rescate de la grama del terreno de juego.


Fue sin embargo indignante constatar, el mal estado en que se encuentra la mayoría de las sillas instaladas durante la administración del inefable alcalde metropolitano, Juan Barreto. La prisa en re-inaugurar el estadio y las pésimas decisiones tomadas en cuanto a la selección de un producto de uso intenso y masivo, dan cuenta del resultado: las sillas del universitario, instaladas hace más de 50 años sólo requirieron de una mano de limpieza y pintura para recuperar el brillo arrebatado por el paso inexorable del tiempo. Las del Estadio Olímpico (muy nuevas) están rotas, despegadas o desplazadas de la base...

Desde aquí le seguiré la pista a estos trabajos de mantenimiento y rescate tan necesarios en mi querida Alma Mater.


Puedes leer aquí otros post relacionados...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...