domingo, 14 de febrero de 2010

Foto reportaje

Últimamente todo me sale triste. Así que aquí va con pocas palabras un conjunto de imágenes urbanas que creo describen pos sí mismas nuestra actual situación en Caracas.
La foto de arriba ilustra algo inusual: la Avenida Libertador casi vacía. Por la luz cegadora que la ilumina -misma que nos ha acompañado desde que comenzó el año- se descarta la madrugada...
Así están el tráfico y nuestras señales de tránsito...

A falta de transporte público organizado, eficiente, limpio y mucho menos puntual ha proliferado el uso de la moto. No es raro ver familias completas desplazarse en ellas por calles y avenidas.

Campañas personales como ésta -a falta de las oficiales- llaman a la conservación de nuestras especies más vulnerables.

Cuando el tráfico cansa, molesta, abruma, desespera se puede escapar una sonrisa gracias al ingenio de algún graffittero.

Los caraqueños sabemos -de sobra- cómo nos afecta el problema de la basura; la falta de políticas públicas de reciclaje, clasificación y recolección de desechos; la total ausencia de educación a una ciudadanía acosada por los desperdicios. Esta imagen recoge la montaña de basura apostada sobre la acera que da acceso a un centro de salud.

Prohibido VOTAR basura reza el cartel improvisado por algún ciudadano desesperado. Nadie le hace caso siguen VOTANDO basura.

Esta ventana abre la vista a El Ávila desde la espléndida terraza del Centro Comercial San Ignacio. Lástima que esté flanqueada por un par de imágenes publicitarias que nada aportan...
Yo insisto: ¿Dónde está la estatua de Colón?
El Soto de la plaza Brion de Chacaito, esplende en esta hermosa foto de Olga Fuchs. Una obra que es testigo silente de la época en que el Metro no sólo construía túneles subterráneos, sino que hacía ciudad.
Arturo Rus Aguilera es el autor de este Francisco de Miranda que destaca en uno de los momentos más hermosos de la estatuaria caraqueña. Por suerte, la Alcaldía de Chacao vela por su buen estado.

Todas las plagas urbanas se dieron cita en estos muros que rodean unos edificios de vivienda al sureste caraqueño: rayas y más rayas -me niego a llamar graffitti a semejante abuso atomizado-rejas, serpentín eléctrico y vandalismo en frustrado intento por llevarse el letrero.

A la escasa fluidez del tránsito local se suman estas vallas ambulantes que llevan sobre ruedas su mercadería publicitaria. Insólito. Esta imagen fue tomada a las 7:00 a.m. nada menos que en el bolulevard de El Cafetal; una de las zonas más castigadas por la saturación vehicular. Con las recientes medidas tomadas en contra de la iluminación de vallas publicitarias, pronto aumentará su uso, total lo que consumen viene de las baterías del camión. El tráfico no merece ahorro.

Hay varias maneras de tratar los muros... improvisando arcoiris en plena autopista ...

...o llamando a un concurso y construyendo una propuesta coherente y llena de vitalidad cromática como este mural de la artista venezolana Patricia Van Dalen por encargo de la alcaldía de Baruta.

Sin comentarios...

Puedes leer aquí otros post relacionados...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...