miércoles, 18 de mayo de 2011

WALTER MARGULIS.

No dejes de disfrutar la exposición antológica Walter Margulis. Un espíritu abstracto, repartida en dos sedes: las pinturas en el Museo Sefardí de Caracas Morris E. Curiel (sinagoga Tiferet Israel, Paseo Colón con Av. Principal de Maripérez) y los dibujos en el Museo Kern de la Unión Israelita de Caracas (av. Washington, San Bernardino).

Esta exposición es una producción del Museo Sefardí de Caracas Morris E. Curiel, que responde a su misión institucional de estudiar y difundir los aportes de destacados miembros de la comunidad judía de Venezuela, en los más diversos campos de actividad. Ahora, por primera vez en su sede, el Museo organiza una exposición individual antológica de un artista, ampliando así su campo de acción. Asimismo, la colaboración con el Museo Kern va en el sentido de la integración entre los organismos culturales askenazí y sefardí, y del apoyo mutuo en busca de óptimos resultados.

El Museo Kern, por tradición dedicado, entre sus diversas actividades, a presentar la obra sobre papel de artistas judíos venezolanos, muestra en esta ocasión un conjunto de 21 dibujos inéditos de Margulis.
Walter Margulis nació en el año 1950 en Caracas, en el seno de una familia judía de origen rumano. Arquitecto de formación (graduado en el Pratt Institute de Nueva York), desde temprana edad se dedicó al dibujo y la pintura; cursó estudios en New York Studio of Painting, Drawing and Sculpture. Realizó su primera exposición individual en el Instituto Neuman, Caracas, seguida de cinco más, hasta su fallecimiento en 1994. Entre otros reconocimientos, recibió el Premio INH en el Salón Nacional Homenaje a Armando Reverón (1989) y el Premio Juan Lovera del Salón Arturo Michelena (1990). Tuvo una destacada labor docente en el Instituto de Diseño Neuman y en la Facultad de Arquitectura de la Universidad Simón Bolívar. Su obra se encuentra representada en la Galería de Arte Nacional, el Museo de Bellas Artes, el Museo Alejandro Otero y el Museo Sefardí Morris E. Curiel en Caracas, así como el Museo de la Universidad Hebrea de Jerusalén. Luego de una primera etapa influenciada por el expresionismo norteamericano, y donde subsisten algunos rasgos figurativos, su obra se orienta hacia la geometría sensible latinoamericana (1984-88), y sus pinturas se caracterizan entonces por planos de geometrías desestructuradas en una dominante de azules y verdes, y dentro de su sencillez y racionalidad, dejan ya vislumbrar el carácter introspectivo de todo su trabajo. En una segunda etapa, hacia 1988, se diluyen los planos a favor del color “all-over” que abarca sin punto focal toda la superficie de la tela, cuyo formato se amplia.

En su última etapa, de 1989 a 1994, se oscurece la paleta mientras se acentúa la tendencia a la monocromía, las texturas se vuelven protagonistas y crean efectos matéricos.
Esta exposición permitirá darle a la obra de Walter Margulis su justa importancia dentro del arte venezolano de los años ochenta, escenario, después de experimentos tanto en el arte conceptual como en el dibujo tradicional, de un retorno masivo a la pintura y particularmente a la corriente neo-informalista que encontró en ese artista a uno de sus más brillantes exponentes.

Puedes leer aquí otros post relacionados...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...