domingo, 24 de febrero de 2013

Amarillo deterioro

 Fotografía: Odoardo Rodríguez. Lugar: Estación Chacaito, Metro de Caracas

Con apenas 3 minutos de diferencia entraron a mi bandeja dos correos referidos a Jesús Soto. El primero, enviado por el arquitecto y artista visual Carlos ZerpaAbzueta, decía que el El centro de Arte Contemporáneo Pompidou de París exhibirá 20 obras del venezolano Jesús Soto donadas al estado francés. El segundo, enviado por el arquitecto Odoardo Rodríguez, entusiasta colaborador de este blog caraqueño, adjuntaba una foto que da cuenta del grado de deterioro de una de las obras del gran maestro del cinetismo en nuestra ciudad.

Dos caras de la misma moneda. 

Una brillante, espléndida, nos muestra cuan reconocido es Jesús Soto internacionalmente y qué orgullo representa para una institución cultural, como el Centro Pompidou, exhibir obras de este artista universal, nacido en Guayana, que dejó un importante legado plástico. La otra cara -para más INRI, la nuestra- da cuenta de lo poco que valoramos nuestro patrimonio artístico. 

Nada nuevo, por cierto, si recordamos que la Esfera Caracas, ubicada en la autopista Francisco Fajardo, fue totalmente desmantelada en las narices de los militares, sus vecinos de la base aérea La Carlota. El resto fue noticia..."PDVSA La Estancia en su incansable labor de rescate del patrimonio cultural de Venezuela y bla, bla, bla, rescató esta obra cumbre del maestro guayanés para el disfrute del pueblo, etcétera, etcétera".

Ok. 

El mismo gobierno que custodiaba la esfera naranja es el responsable de Progresión amarilla, nombre de esta obra herida en las fauces del Metro de Caracas. Hasta algunos medios oficialistas se preguntan por qué se encuentra en tan deplorables condiciones y sus directivos no ordenan, al menos, su limpieza. Y Consuelo Méndez también dejó constancia, con excelentes fotos, de la situación actual de Progresión amarilla.

Sirva este breve comentario para recordar que ya perdimos otro Soto ubicado en la Torre Capriles, de Plaza Venezuela, hoy torre SENIAT. Ni hablar de los que nos recibián al entrar al Museo de Arte Contemporáneo de Caracas. 

¿Hasta dónde llegará la desidia gubernamental por nuestro patrimonio artístico? ¿o es que la idea es dejar morir lo nacido en democracia para luego "recuperarlo" y ganar indulgencias con escapulario ajeno?

Puedes leer aquí otros post relacionados...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...