miércoles, 6 de agosto de 2008

Hay un "leedero" en Bello Monte


La Parada Poética ya tiene locación. “La Factoría del Enano” desde el jueves conocida como “El Leedero” -gracias a una anécdota que contara su anfitrión- es el sitio elegido. Aymara Lorenzo y Georgina Ramírez tuvieron una idea: regalarle a Caracas una ocasión en que, con telón de fondo y micrófono incluidos, los poetas emergentes, escribidores y demás especies amantes de la lírica y la candencia de las palabras fueran a oír y dejarse oír por sus compañeros de afición. La convocatoria fue sencilla: el boca a boca de siempre y el nuevo “bits to bits"de Facebook.

Aymara Lorenzo y Georgina Ramírez brindando por la poesía

Pasadas las 7:00pm las copas colmadas de vino tinto, sureño, cálido, aterciopelado, fueron disolviendo el miedo escénico y acompañando con aplausos a los primeros que se lanzaron al ruedo a leer versos propios y ajenos. Variada la temática. El amor, el desamor, la muerte y la ciudad estuvieron presentes. Con una madrina de versos tomar: Edda Armas y junto a ella, sus fieles discípulos y algunos habitantes de nuestra ciudad ávidos de poesía, versos y buenas iniciativas que como ésta, suman voluntades para hacernos la vida más grata a quienes habitamos este valle de árboles.

El escenario, esquina abierta a la calle, dejó entrar al incesante ruido de la ciudad. Cornetas, voces, carros trepando el irregular asfalto y hasta el camión de la basura –o de la limpieza, tan añorada por estos días- ensamblaron la urbana música de fondo.




Cediendo a la insistente convocatoria Alejandra apuró un verso que copio más abajo. Adriana Bertorelli se puso medio sombrero, Eleonora Requena conjuró todas las formas de borrar a alguien del corazón y del cerebro. Y así, uno tras otro surgieron versos y poetas que ocuparon el espacio por más de dos horas. El abogado y poeta Gonzalo Himiob Santomé nos regaló dos ejemplares de su autoría: “Las otras lunas y el mundo” y “Crónicas del Rinoceronte del León y de los Avestruces”; de modo que gracias a su generosidad ¡hasta tuvimos regalo de salida! Las lentes de Luís Brito y Guillermo Suárez dejaron constancia gráfica de cada momento en la lectura y un hasta la próxima, cerró la entusiasta jornada.

Rompo el tacón de mis zapatos de bailarina
subo las cumbres colmadas de lágrimas
y arranco los afiches de mis penas.
Me atraganto de
rosas blancas
para mirar el mundo
de otra manera.
Tu cuarto desnudo esconde
egoísmo color rosa.

Alejandra Blanco Vidal

Desde aquí deseamos que se sumen leedores, poetas y escribidores a esta nueva aventura de la poesía y la ciudad.

Puedes leer aquí otros post relacionados...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...