domingo, 3 de agosto de 2008

Un altar para las armas

Me sorprendo incrédula. Mientras escribo estas líneas, varias horas después de hacer una grata caminata dominical por Las Mercedes, aún no estoy segura si lo vi o lo soñé, aunque aquí están las fotos para mostrar que no desvarío. Justo sobre el retiro de frente de CAVIM “Compañía anónima venezolana de industrias militares” hay un espacio dedicado a un primoroso altar a la Virgen de Coromoto.

Un poco raro, digo yo, o al menos contradictorio. Con una mano se reza y con la otra se maneja una compañía que se encarga de la explotación comercial de las industrias destinadas a la fabricación de Armamentos en Venezuela.
Debo reconocer que le tengo tanta alergia a las armas como a la tela camuflada, pantalones y chalecos forrados de bolsillos y todo tipo de ropa que “sugiera” algo que me recuerde milicias y militares, por eso, apenas vi la epidermis de la información que encontré en Internet. Claro, la página de esta compañía también dice que uno de sus oficios es la detonación de explosivos para abrir los caminos del progreso. O sea, pulverizar rocas y demás obstáculos naturales que se atraviesen a la apertura de autopistas y carreteras. Aunque sé que en esta última misión no han de tener mucho que hacer dadas las pocas vías que se construyen en nuestro país desde hace años.

En fin, que en el caos urbano de Las Mercedes a -Dios gracias- hay espacio para un altar, junto a una galería de arte; frente a un colegio de monjas, cerca de una disco-tienda; detrás de un restaurant, cerca de un carrito de perros calientes y de un edificio de vivienda. Usos mixtos, dirá un urbanista.

Con razón la página Web de la empresa mencionada reza: “…mucho más que armas”.

Puedes leer aquí otros post relacionados...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...