lunes, 23 de febrero de 2009

CORONA


No es que mi ciudad haya sido destruida
No se trata de calibrar las consecuencias del desastre
hacer el recuento de lo devastado
enumerar y clasificar sus ruinas

Por cierto,
¿adónde van las ruinas?
¿cuál es el destino de los viejos cascotes?
¿dónde los escombros del solar colonial?

¿Acaso existe un cementerio con todo esto
donde podamos ofrecer nuestra memoria
y sobre todo agradecer
la solidez prestada a estos trozos abnegados, serviciales?


Ciudad imaginaria, Monte Ávila Editores, Caracas, 2006 GUSTAVO VALLE (Caracas, 1967)
Fotografía: Francisco Pereira. Quinta Las Guaicas del arq. MANUEL MUJICA MILLÁN
Poema enviado por: Eleonora Requena

Puedes leer aquí otros post relacionados...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...