Caracas

Caracas vista desde Los Samanes.

sábado, 20 de junio de 2009

BLOGUER@S EN EL BUSCÓN

Todo empezó en Galipán. Buen lugar para amasar ideas claras libres de humo y tráfico; un par de semanas después estábamos en El Buscón: pantalla blanca, videobeam a punto y todas las direcciones de nuestros blogs minimizadas esperando el click que diera inicio a la primera reunión de Literaria Blog. Un éxito. La supremacía femenina me hizo recordar una crónica que escribí hace algún tiempo titulada “Mujeres hasta en la sopa” y que si pinchas aquí, aparecerá por arte de la magia de Internet o de Blogger que no es lo mismo pero se parece.

Cuando se acercaba la hora de la convocatoria habíamos llegado las más fiebrúas, o las que estábamos más cerca del Paseo Las Mercedes, o las que teníamos carro; el caso es que el celular de Ricardo Ramírez –bendito seas entre tantas mujeres– no dejaba de sonar: “Estoy cerquita, a dos minutos si dejo el carro aquí, en plena calle; o a media hora si me resigno, sigo manejando y logro estacionarme...” No cundió el pánico. A la hora señalada entre los mini pasillos de El Buscón circulaban curiosos, bloguer@s, panas y demás fauna inquieta y lectora de este pedazo de ciudad indispensable para los que nos gusta leer y conversar.

Katina librera sonriente nos da la bienvenida. Está feliz, una idea que rondaba por su mente desde hace algún tiempo tomó cuerpo en su librería, esa que hemos hecho nuestra los que encontramos allí algo más que libros. Kira Kariakin experta cibernauta, experta viajera, experta bloguera nos ilustra con frases sencillas acerca del mundo de los Blogs, de las ideas fraguadas en silencio y soledad expuestas al mundo global. Ricardo, padre de esta criatura engendrada en varias madres lee su crónica doliente de Sabana Grande, su voz pausada, su impronta de profe es un bálsamo para nuestros oídos atentos. Afuera queda el tráfico de las 7:00pm que atrapa a varias de nuestras compañeras que no han logrado alcanzar la meta del Trasnocho Cultural. No importa, hay tiempo.

Lo que sigue no tiene el orden cadencioso, equilibrado establecido por Ricardo. El ritmo de crónica-poesía-relato-crónica-poesía-reflexión-poesía-crónica-poesía-relato-poesía… lo marcan las diferentes imágenes, la riqueza plural de tantas voces, de tantas sensaciones, de horas robadas al sueño y al cansancio acompañadas de soledades que pergeñan frases, versos y deseos.

Hay voces que solazan como la de Ruth entonando sus poemas; relatos como el de Keyla cuyo magro cuerpo no parece haber sido tocado por el embarazo. Su cálido relato de madre principiante me recordó tanto a lo que yo sentí hace ya 13 años, cuando Alejandra ocupaba -con sus escasos 3 kg- el 98% de mi tiempo, de mis fuerzas, de mi dedicación. Hoy, estoy más cerca de la hilarante queja de María Dolores sobre su cyberadolescente. Por eso no me canso de aconsejar a quien acune un bebé que lo consienta mucho. El tiempo que transcurre entre el puchero y la mueca eterna del púber es tan breve, que casi no te percatas cuando dejas de sentir el perfume dulce de tu recién nacido y empiezas a recoger gruñidos. Perdónenme la divagación...

Eleonora nos recuerda cuan difícil es borrar a alguien de nuestro disco duro aunque apretemos DELETE N veces…Cinzia seduce con su presencia solaz, sin aspavientos, con un aplomo ajeno a su ansiedad de lectora primeriza. Georgina no se anda por las ramas, lo suyo es erotismo sin velos traducido por su voz grave. El público está atento. El ritmo es como de olas que suben y bajan pero siempre envuelven. Hasta ahora ¿cuántas botellas de vino blanco hemos escanciado gracias a Carla? Un ritual dedicado a la vida, a los amores y desamores, un vaivén donde se alternan adagio, allegro, andante, andante con fuoco El fuego lo pone la maracucha, como casi siempre, pero Natasha con pinta de niñita “bien” tiene además el don de la palabra oral. Se desenvuelve cual animadora leyendo sus cuitas de aquí y de allá. Aymara Lorenzo, suelta sus guantes de narradora de realidades para compartir los versos de algunos de los que escriben en La parada poética, blog coral pleno de versos. Adriana nos hace reír con sus crónicas salpicadas de ironías, esta vez no fue la excepción. Lo que resultó muy conmovedor fue la emotividad desbordada en una gata insomne; es sabido que estos mininos sólo saben recibir con indiferencia los afectos de sus dueños, pero la palabra escrita hizo el milagro, como tantas veces. Los ojos de Belkis brillaron de entusiasmo con sus textos proyectados en la pantalla y Mario, cerró con esa voz asincrónica con su imagen; lo digo por su verbo que se me antoja serio envuelto en cuerpo tan joven. Quien suscribe apuró demasiado su crónica irónica y sus imágenes urbanas. Ya se detendrá en ellas quien así lo decida una vez encontradas en la Red.

A este punto sólo queda una pregunta suspendida en el espacio binario: ¿cuándo repetimos e invitamos a otros bloguer@s a compartir sus experiencias?

REGALOS PARA CARACAS

Me encanta publicar aquí una iniciativa que ya empezó a recoger sus frutos, o debería decir sus flores.La Fundación Kappa -una organización dedicada a sembrar consciencia sobre la importancia en la preservación de los bienes culturales- ha abierto una convocatoria para ofrecerle regalos a Caracas en su 442 aniversario. Así que aquí dejo ambos links (el de la Fundación Kappa y el del Concurso Caracas en un click) para motivarlos a enviar su regalo pronto. ¡¡Caracas, los necesita!!

domingo, 14 de junio de 2009

ENCUENTRO DE BLOGUEROS VENEZOLANOS

Gracias al entusiasmo de Ricardo Ramírez, librero, escribidor, profesor de Letras en la UCV y bloguero recien estrenado, el próximo martes 16 a las 7:00pm habrá un encuentro de bloguers venezolanos cuyos blogs van de lo poesía a la crónica, de la narrativa a la reflexión, siempre con un toque creativo. Llevaremos vino y ganas de conversar. Para variar, la mayoría somos mujeres...
Lugar: Librería El Buscón, Trasnocho Cultural del Paseo Las Mercedes. Hora: de 7:00pm a 10:00pm. Si la cosa continúa sólo lo sabrán los allí presentes.
¡Te esperamos!

sábado, 6 de junio de 2009

NIEMEYER EN EL MACCSI

Empiezo aclarando -a los que me regalan su lectura fuera de mis fronteras geográficas- que MACCSI eran las siglas con las que se conocía el más grande Museo de Arte Contemporáneo de Caracas; la S y la I correponden a las iniciales de la mujer que lo hizo posible: Sofía Imber. Destacada periodista e incansable promotora del Arte en Venezuela, en 1973 fundó el Museo que bajo su gestión ocupó el primer lugar en instituciones de esa naturaleza albergando una colección permanente de más de 4.000 obras la cual, lo convirtió durante varios años, en el mejor de Latinoamérica. Tristemente célebre es el gris episodio en el que nuestro eterno gobernante la destituyó de su cargo y desde entonces, sus visitadas instalaciones dejaron de serlo. Durante casi 10 años sus salas apenas nos han dejado ver una que otra exposición. Sí, estoy consciente de que las personas que dirigen las instituciones no son las instituciones pero esa máxima no rige en países que como el nuestro las ve desmoronarse delante de los ojos de quienes más las necesitan.

Recuerdo que la última vez que acudí al MACCSI fue hace 3 años, a ver las imágenes que hiciera en Caracas el fotógrafo de los desnudos de masas: Spencer Tunick. Demasiado tiempo de inactividad para una institución que nos llenó de innumerables y destacadísimas exposiciones.

Por fortuna para los caraqueños una exposición itinerante del archiconocido arquitecto brasileño Oscar Niemeyer revitaliza la vida del MACC (como se llama ahora; destituida su fundadora sus iniciales fueron eliminadas del nombre del museo) y muestra la obra de este creador universal nacido hace 102 años en Río de Janeiro. La que nos ocupa es una exposición itinerante organizada por el Ministerio de Relaciones Exteriores de Brasil y su instalación en nuestro país quedó bajo la responsabilidad de la Fundación Museos Nacionales y la curaduría del arq. Domingo Álvarez.

Ciertamente salpicada de notas alusivas a las simpatías del genial Niemeyer por el régimen que impera en nuestro país, ésta es una muestra a la que todo arquitecto, todo estudiante, todo ciudadano ávido de conocer los alcances de la colosal obra de este carioca del mundo debe asomarse. Un montaje lleno de hermosas imágenes que en todo su esplendor hacen justicia a proyectos realizados durante más de 70 años. No muchas personas pueden mostrar tanto. Edificios gubernamentales, viviendas, estadios, museos, parques, plazas, iglesias y por supuesto, la ineludible Brasilia se encuentran desplegados para el disfrute de quienes la visiten.

Hay que darse tiempo para recorrerla en su totalidad, para perderse en las imágenes plenas del tratamiento plástico, lúdico que otorga Niemeyer a sus proyectos, donde el concreto se antoja plastilina en manos de un prestidigitador de formas y el blanco esplende vigoroso realzando las formas y animando los espacios. Mención especial merece una video-entrevista en la que el maestro dibuja mientras conversa, como si le fuera indispensable acompañar sus palabras con bocetos. Y en efecto lo es, no sólo para él sino para tantos arquitectos y artistas cuya acción de expresarse verbalmente precisa el movimiento de sus manos, lápiz en ristre, papel en blanco. Un deleite.

En algunos casos su trazos fueron imitados por otro artista que convirtiéndolos en fino alambre proyectan una doble sombra sobre los soportes de acrílico transparente que se posan sobre las paredes. Fotos, maquetas, planos, videos, textos, hasta una réplica a gran escala del vitral de la catedral de Brasilia.

Un mundo de recursos para que disfrutemos la extensa obra de un arquitecto incansable, de una vida volcada a hacer ciudad, a hacer arquitectura.

El mayor aporte nacional a esta exposición es el correspondiente al proyecto que realizó Niemeyer para nuestra ciudad en 1955, junto a un grupo de jóvenes estudiantes de la Facultad de Arquitectura de la UCV –y que desafortunadamente, nunca fue construido- el Museo de Arte Moderno de Caracas. Allí se encuentran los pocos planos existentes gracias a la Fundación de la Memoria Urbana, empeñada en atesorar nuestra memoria. Un video con el arquitecto Fruto Vivas, el joven colaborador de entonces nos documenta acerca de esta propuesta.

De modo que acércate al MACC: en Metro, estación Bellas Artes, o en carro. Si tienes esta última opción, estaciónate en el antiguo Hilton, hoy Hotel Alba. Después de ver tan completa exposición y recorrer nuevamente las salas de nuestro museo, no dejes de pasearte por el lobby del Alba; sin duda es una experiencia que te llevará a La Habana, recodo del Caribe donde aprendimos cómo convertir un hotel de lujo en un patético elefante de concreto descuidado y esquivo a los turistas.

Fotografías: cortesía del arq. José Miguel Avilán Palacios

LA CASA QUE VENCE LAS SOMBRAS

Volver al Aula Magna

Me podrían llevar con los ojos vendados y sólo por el olor sabría inmediatamente que estoy allí. Es un olor inconfundible y no sé a qué se debe, pero forma parte de ese espacio entrañable que es el Aula Magna de la UCV. Bajo las Nubes de Alexander Calder hemos oído y visto de todo: desde Soledad Bravo a Charly García; de la Cátedra del Humor a Laureano Márquez; de Claudio Abbado a Gustavo Dudamel; del teatro El Chichón al Ensamble Gurrufío; más de medio siglo de música, teatro, aplausos e incontables emociones, pero las ceremonias de graduación siguen siendo especiales…

A la de Laura mi hermana menor, Ale y yo llegamos un poquito tarde. Pocos minutos después de que comenzara el acto de imposición de medallas a los 500 y pico de estudiantes que esperaban su turno para ver cómo el sueño de varios años de esfuerzo, tomaba forma de estrella dorada sobre el negro riguroso de una toga. Más de uno comentó que ese gentío vestido de negro le recordaba mucho a cualquier escena de Harry Potter, aunque el escenario no fuera un castillo medieval sino el más moderno de nuestro auditorios caraqueños. Cuando entramos el Decano terminaba su discurso, pero alcancé a oír que allí se forjaban profesionales para defender la libertad y la democracia. “Por ahora”, pensé, pero aun así, es un alivio que esa Casa de estudios siga venciendo las sombras.

En orden alfabético fueron nombrando a los estudiantes egresados de cada una de las escuelas de la Facultad de Humanidades: Arte, Bibliotecología y Archivología -estos últimos desfilaron muy calladitos, cónsonos con la profesión elegida- todo lo contrario de lo que ocurrió cuando anunciaron a los graduandos de Comunicación Social, porque su algarabía no sólo evidenciaba que era la 2ª escuela que más estudiantes graduaba, sino que sus ansias de expresarse y de ser oídos se hicieron presentes con una gran bulla.

Para musicalizar el acto académico y aprovechando que una de las estudiantes de Comunicación Social hace sus pinitos en la dirección vocal, subió al escenario el coro de la Escuela de Enfermería que interpretó 2 piezas del folclore nacional. Luego de los aplausos le tocó el turno a la escuela de Educación, que con más de 200 egresados se convirtió en la promoción más numerosa. ¡Que oportunos!, pensé, especialmente en estos momentos en que la incertidumbre política e ideológica se cierne sobre las cabezas de nuestros niños y adolescentes.

A estas alturas ya se habían otorgado varias distinciones a estudiantes Magna Cum Laude y todas, eran mujeres. Mi mente recordó unas frases recientemente leídas en la biografía de Margot Arismendi de Villanueva: “Margot en dos tiempos, una caraqueña del siglo XX” (Adriana Villanueva-Fundación Villanueva): “…Pero en aquellos años veinte, cuando terminé primaria, eran muy pocas las niñas que estudiaban bachillerato y las que lo hacían, tenían que irse a estudiar a liceos porque los colegios de monjas sólo llegaban hasta sexto grado. Contadas con una mano las mujeres de mi generación que pudieron ser profesionales, todas mujeres muy meritorias…”

Ahora estamos aquí, comenzando el siglo XXI -cronológicamente hablando- y la supremacía de la mujer en los estudios es notable, por no decir abrumadora. ¿Pero cuántas de estas mujeres que se están graduando hoy pronto estarán ejerciendo el triple rol de trabajadora, madre y esposa? ¿Cuántas conseguirán un trabajo que llene sus expectativas profesionales y retribuya con un pago justo sus esfuerzos? ¿Cuántas se verán en la difícil disyuntiva de elegir entre seguir creciendo profesionalmente, postergar el momento de formar su propia familia, o lanzarse a esa pasión amorosa que las tiene de cabeza?

Hablando de mujeres a mi lado está Amalia, socióloga de profesión, insaciable estudiante, docente y orgullosa madre de Laura, una de las criaturas que está a punto de recibir la insignia de su licenciatura en Idiomas Modernos; más allá está Jessica, una fiesta de pecas y carcajadas, compañera de trasnochos estudiantiles que por diversas razones tendrá que esperar unos meses para subir al mismo escenario a recibir su título de comunicadora social, mientras tanto se emociona con el de su amiga; al otro lado está Alejandra, estudiante de educación básica, que presencia con ávida curiosidad este ritual poco habitual para su edad; y tantas madres, hermanas, primas y amigas de los estudiantes que protagonizan este momento inolvidable.

Los aplausos aturden cuando de la promoción de Psicología surgen varios Magna Cum Laude y dos Summa Cum Laude. Todos de pie, le ofrecemos nuestro reconocimiento al esfuerzo y a la dedicación que significa salir del Aula Magna con esos títulos.

La emoción aumenta y al terminar el acto académico. Estudiantes y profesores salen sonrientes a la Plaza Cubierta. La luz inclemente del mediodía se doblega ante el tamiz de bloque calado que funde el adentro y el afuera; las risas se visten de luz y sombra. La brisa, invitada de honor a estos espacios que creó Villanueva, refresca los rostros sudorosos de emoción y aviva las sonrisas, una escuela de samba en vivo y directo mueve piernas y corazones. Para más de quinientos estudiantes de la UCV hoy comienza de verdad, la vida.

Caracas, 25 de enero de 2007

Puedes leer aquí otros post relacionados...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...