domingo, 27 de junio de 2010

POR EL MEDIO DE LA CALLE

Es que hasta el nombre es bueno. Una frase que usamos mucho por aquí. "Anda caminando por el medio de la calle, como si fuera suya. "

Una vez al año los caraqueños se lanzan a caminar sobre el asfalto sin ver hacia los lados. Dale, que no viene carro. Las otras ocasiones en que hacemos esto es en las marchas. Ese ejercicio terco y democrático que ha visto cientos de miles de ciudadanos caminando no se sabe bien adónde pero sí se sabe por qué. Pero no es de política que va esta crónica, sino de cultura urbana. De rock y salsa, de spray y video. Por quinto año consecutivo La Alcaldía de Chacao y Plátano verde se unen para encerrar los demonios que no nos dejan disfrutar de nuestra ciudad y soltar nuestras almas al viento. Viento de Movida Acústica Urbana, de patineta y muros esperando ser rayados. De rock vestido de negro y a todo volumen. De recorrido reloj en ristre y plano en mano para llegar a tiempo a la descarga, a la peli exhibida en pantalla gigante, inflable, entre dos edificios italianos de los años '30. Noche de tiza en el suelo -para inventarle otro nombre a la calle- y de abrazos gratis. Noche de cervecita campaneando en vaso plástico. Noche de encuentro con amigos lejanos y desconocidos cercanos. Noche de volver a constatar qué bien se ve la plaza Bolívar de Chacao sin esa estrutura verde que la encerraba aunque vengan varios meses de aceras rotas, esperando las nuevas que deseamos anchas como las de la avenida Francisco de Miranda.Desde las 3 ya estaba instalado el EcoSoto de Gabriela Rodríguez. Un penetrable de plástico desechable y reciclado donde fueron todos a enredarse.Ya a las 4 los "comegato" -como les dicen a esos chamos full piercing, tatuajes e invariable franela negra, mejor si es de Iron Miden- que en lugar de bailar parece que se estuvieran cayendo a golpes, pero que va. Lo que están es vacilándose su nota rockera nacional que sigue siendo en inglés y remontando decibeles en la parte más baja de la Plaza Altamira, la hermana menor, la escondida al sur de la avenida que casi nadie ve sino cuando va para El Metro. El telón de fondo era de graffiti y esténcil a manos de varios colectivos armados de latas y tobos llenos de pintura legal.Los que no querían pasar desapercibidos podían ser Rey por un día. Tal y como lo planeó el colectivo Guarever que con capas y coronas brillantes dejaron constancia que de súbditos, nada, aquí todo el mundo es rey, aunque sea del pescado frito. Ni hablar de la misses que eso les encanta.También hubo samba. No hay que olvidar que estamos en pleno mundial de fútbol así que los cariocas del grupo Semba pusieron a vibrar con sus tambores a toda la cuadra.Y Marilú García chapoteaba en equilibrio sobre el gran espejo de agua al norte del obelisco. Mientras Chumpli Lumpi y sus tres narices de colores descaragaban Ska de acá y de más acá.Lo bueno siguió hasta entrada la luna que fue la protagonista desde la terraza del mercado donde brillaban todo tipo de objetos incultos para mujeres de bolsillos débiles y desde donde salí, por supuesto, con un reloj en fuccia rabioso de agujas analógicas que me fue arrebatado sin contempalaciones por mi adolescente. Mami, es que me gusta mucho.
Menos mal que abajo tocaba el Ensamble Kapicúa nada menos que acompañado de Adolfo Herrera. Y no hay mejor antídoto contra la depre que ver a ese dios del cajón flamenco golpeando rítimicamente, sensualmente, deliciosamente un pedazo de madera hueco que vaya uno a saber por qué suena así en las manos de ese hombre que rie mientras toca y toca mientras rie todo al mismo tiempo y con mucha felicidad. Junto a un maraquero que parece un ingeniero de la universidad Metropolitana pero cómo suena sshhhssiiiisssst,ssshhssts, sthhhhisiisisssssssss y atrás César Orozco más caraqueño que cubano aunque de allá vino con su teclado y sus sones afrocaribeños.
Y nada, a descansar un ratico en el lounge callejero que montaron debajo del edificio de la Multinacional de Seguros que dejó por un día el racionamiento eléctrico ¿todavía hay razonamiento eléctrico? y bañó la calle de violetas, amarillos y azules producto de los millones de leds que tiene escondida su fachada mientras unos chamos y sus patinetas se tomaban una foto frente al rostro que ERGO pintó delante de todos sus admiradores dejando la clandestinidad por una noche.
Ahora a esperar, porque faltan 364 para el próximo POR EL MEDIO DE LA CALLE.

Puedes leer aquí otros post relacionados...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...