sábado, 12 de abril de 2008

CIRCO SIN PAN NI CARPA

Múltiples son las caras del trabajo a la intemperie. Un montículo de concreto "pensado" para que algún fiscal dirija el tránsito a pitazo limpio, se convierte en plataforma de sencillas maromas. Basta un ula-ula, un poco de equilibrio y la necesidad de llevar a casa unas monedas para cambiar por pan. La generosidad y la paciencia de los transeuntes dura lo mismo que la luz roja.

Otras veces, a falta de trapecio buenas son guayas. Abajo no hay red. Mucho menos aplausos. Sólo la acera pura y dura por donde corren peatones que no alzan la vista en dirección a las estrellas, ni a las relucientes fachadas.

Fotografías: Arq. ODOARDO RODRÍGUEZ

Puedes leer aquí otros post relacionados...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...